EVITAR PÉRDIDAS DE CALOR EN LOS ACCESOS A LOS EDIFICIOS

Inversión: media-alta.
Dependiendo de la tecnología elegida puede
rondar los 2.000 a 4.000 euros.
Retorno: 2-5 años

DESCRIPCIÓN DE LA TECNOLOGÍA

Tanto en invierno como en verano, un gran número de comercios y locales de hostelería mantienen sus puertas de entrada abiertas aun cuando están en funcionamiento los equipos de climatización. Por ello, es necesaria la instalación de barreras de aire en la entrada que minimicen la infiltración y el intercambio de calor entre el interior y el exterior. Según un estudio de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), los mecanismos que permiten una mayor reducción del consumo en energético son las puertas giratorias y las puertas automáticas con cortinas de aire. Para saber en cada caso concreto cuál será la mejor opción, habrá que tener en cuenta el balance entre la potencia nominal de los motores de las puertas giratorias y la de las cortinas.

Una cortina de aire es un equipo de ventilación que crea una barrera invisible sobre la puerta de acceso a un edificio. El funcionamiento se basa en una corriente de aire a alta velocidad que cubre toda la abertura. Existe además la posibilidad de incorporar una bomba de calor al dispositivo, de manera que se hace más agradable la entrada cuando la gente cruza la pantalla.

MEJORAS CONSEGUIDAS

El ahorro energético medio en los establecimientos con este tipo de medidas puede alcanzar hasta el 70%, manteniendo el nivel de confort necesario y un ambiente limpio de insectos, polvo o partículas en suspensión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR